No Más Muertes en el Tajo.

Dos responsables de la empresa El Cordobés, SL (subcontrata de FCC) han sido detenidos para la toma de declaración tras la muerte del trabajador ocurrida en RESUR, ante las denuncias sindicales que alertaban del estado precario de la maquinaria utilizada y que atentaban contra el derecho de los trabajadores ya que suponían el incumplimiento de las medidas de seguridad mínimas para el ejercicio del trabajo.

Seguramente no caerán los responsables de Fomento de Construcciones y Contratas que son los máximos responsables, ni la Diputación de Granada que son plenamente conscientes de las consecuencias que tiene la subcontratación: abaratamiento de la mano de obra, precariedad, inseguridad, inestabilidad laboral…

La subcontratación supone mayor precariedad laboral. Pero no se trata tanto que sean subcontratas o contratas, empresas mas o menos grandes o pequeñas. De lo que se trata es que las condiciones de rentabilidad del capital son la inseguridad constante en el trabajo, medios técnicos insuficientes y precarios, jornadas laborales interminables, salarios de miseria, prohibición de libertad sindical de facto y derechos cero. Las condiciones de rentabilidad del capital son explotarnos y tratarnos como kleenex, como trabajadores desechables, como si fuésemos mierda.

Aún está lejos el día en que se prohíba concursar a licitaciones de obras y servicios públicos a empresas que atentan contra los derechos de los trabajadores, a empresas que nos chupan la sangre y que son las que alimentan la extensa red de corruptelas del Estado. Aún está lejos el día en el que veamos que un juez aparte del mercado a los capitales que atentan contra nuestra salud y nuestra dignidad, a un juez que encarcele patronos, presidentes, administradores, gerentes o mandos decidiendo imponer algo de justicia. Mientras no se borre de la faz de la tierra al capital, esa forma de violencia de mil caras que oprime y explota a quienes no disponen más que de su fuerza de trabajo para sobrevivir no habrá justicia posible que condene al capital. La justicia ahora mismo está a miles de kilómetros de ser justa, de ser justicia para el obrero, de ser justicia obrera.

Aunque rara vez la justicia y sus funcionarios toman medidas condenatorias contra el capital y los patrones, desde aquí deseamos un largo proceso carcelario y una dura condena a quienes juegan y se lucran con la vida, la salud y los derechos de los trabajadores. Que el 2017 sea el inicio de una jodida vida entre rejas para quienes se lucran explotando, robando y matando.

¡No más muertes en el tajo! ¡El capitalismo mata!

 

.

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *