¡No más muertes en el tajo!

Un obrero encargado del trabajo de mantenimiento de ascensores, información al viajero y señalización del metro de Granada falleció el pasado 6 de abril aplastado por un montacargas en la estación de Alcázar del Genil de la capital granadina. El obrero fallecido contaba con 52 años y era natural de Arteixo, un municipio gallego. Trabajaba para Arteixo Telecom, una de las empresas subcontratadas por la UTE Setra Juavensa, que es adjudicataria del servicio de mantenimiento y electrificación del Metropolitano de Granada.

Que ciertos trabajos suponen un serio riesgo para la vida y la salud de los trabajadores es algo que muchos trabajadores comprendemos. Ahora bien… Que estemos empujados por un sistema de vida explotador, genocida y suicida que nos obliga a pasar por el aro de asumir el trabajo explotado en beneficio del capital no significa bajo ningún concepto asumir tales riesgos como algo natural. Mucho menos (que tras el chantaje del que hacen gala los patrones señalándonos a cada instante lo larga que es la cola del paro, obligándonos a tragar y a comulgar con ruedas de molino), a aceptar condiciones de trabajado cada vez más precarias con contratos leoninos. Todo sea por “acabar el trabajo a tiempo” para cobrar la pasta. Una cosa es que nos por ahora nos veamos obligados a trabajar para que la clase capitalista obtenga su ganancia y se lucre a nuestra costa. Y otra cosa es aceptar condiciones de trabajo precarias, indignas, lesivas para nuestra salud, para nuestras vidas.

No crean que se saldrán con la suya quienes se lucran explotando a los trabajadores y poniéndolos en situaciones de riesgo evitable por más que (por ahora) canten victoria los patrones, mientras cuentan sus beneficios, billete a billete, por millones. Quizás no sea mañana ni pasado mañana. Pero más temprano que tarde tendrán que hacer frente todos ellos a la justicia de la clase explotada por el capital, tras tanto sufrimiento, tanta humillación, tanta miseria y tanta muerte.

¡Con la vida de los obreros no se juega!
¡Accidente laboral, terrorismo patronal!

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *